La “Marcha por la Democracia Dominicana” se realizó frente a la Organización de Estados Americanos

Desafiando el frío y vestidos de negro en señal de luto, cientos de dominicanos protestaron pacíficamente el sábado 22 de febrero en la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA), uno de los organismos internacionales observadores del proceso electoral que se registró en la República Dominicana el 16 de febrero.

La manifestación fue organizada por el recién creado movimiento ciudadano Resistencia DMV, a propósito de las diferentes manifestaciones que se vienen dando en ciudades como Nueva York y Madrid, donde se encuentra gran presencia de la diáspora dominicana.

Mediante un comunicado de prensa, se destaca que los dominicanos se unieron sin distinción de ideología para denunciar el deterioro de la democracia, la debilidad de las instituciones y el irrespeto a la legislación de su país.

PROTESTA. Los ciudadanos exigieron respeto a la democracia y denunciaron debilidad en las instituciones. | Foto: cortesía.

PROTESTA. Los ciudadanos exigieron respeto a la democracia y denunciaron debilidad en las instituciones. | Foto: cortesía.

El evento reunió personas de todas las áreas de la zona metropolitana de Washington, conocida como DMV (D.C., Maryland y Virginia).

Resistencia DMV se estrenó con su primera manifestación con el único objetivo de reclamar la renuncia de los jueces de la Junta Central Electoral (JCE). La organización se formó por jóvenes profesionales residentes del área metropolitana de Estados Unidos.

Entre estos jóvenes que integran el movimiento destaca Juan Luis Santana, Julio Eduardo Díaz Sosa, Johnny Del Rosario, Natanael Morillo, Yaheiry Galán, Carlos Miguel y Fico Lazzaro Colón, entre otros.

Entre las principales figuras que estuvieron dando apoyo se destaca el columnista de CNN y Premio Nacional de la Juventud 2020 de la República Dominicana, Geovanny Vicente Romero, quien sosteniendo una pancarta exigía “Elecciones con Renuncia Automatizada”, en clara alusión al sistema de voto automatizado y a la no renuncia de los jueces de la JCE.